• Sinergias

Alpina

Componente de prácticas alimentarias saludables.


Durante los meses de junio, julio y agosto de 2019, Sinergias trabajó de la mano de la Fundación Alpina para contribuir a la consolidación conceptual y técnica de su componente de Prácticas Alimentarias Saludables, dentro del marco de la Ruta Integral para la formulación y ejecución de proyectos de la Fundación. Este proceso dio lugar al desarrollo y construcción de un documento estratégico, cuyo contenido de detalla a continuación.


La consolidación del componente de Prácticas Alimentarias Saludables tuvo el objetivo, por parte de la Fundación Alpina, de aportar al mejoramiento de las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional, así como a la consolidación de sistemas alimentarios sostenibles a través del fortalecimiento de capacidades individuales, familiares y comunitarias, a la luz del reconocimiento de las particularidades territoriales y del conocimiento local.



La construcción de este componente desde la asesoría de Sinergias, se basó en dos ejes centrales, a saber: seguridad alimentaria y sistemas alimentarios sostenibles. El primero de los ejes configura el primero de los eslabones para avanzar hacia el segundo eje. Seguido, se plantearon lineamientos orientadores de orden conceptual, metodológico y operativo para la implementación del componente en cuestión. Además de los dos ejes centrales, otros de los elementos que configuraron la base conceptual del componente fueron: el enfoque diferencial, el conocimiento local y la política progresiva del derecho a la alimentación.


La estructura del componente, como otra de las secciones del documento estratégico, se consolidó en consideración de un periodo de diagnóstico y de tres niveles determinados por meses, con actividades y procesos de seguimiento y evaluación transversales a la estructura. Cada nivel, a su vez, constaba de metas establecidas y de indicadores, con el fin facilitar las transformaciones.



Dentro del marco del componente, se propuso un contenido temático básico en torno a la promoción de 5 prácticas alimentarias saludables, a implementar en los diferentes niveles del componente. Estos fueron: hábitos alimenticios, autoproducción de alimentos, manipulación y preparación de alimentos, alimentos y gastronomía local y, autogestión comunitaria.


Para cerrar el documento, se propuso el uso de algunas herramientas para la implementación, de cara a los desafíos prácticos a la hora de capturar la información, procesarla y sistematizarla.


17 visualizaciones0 comentarios